Síguenos en:
01 (222) 225 1096 / (044) 222 191 9013

Acúfenos: cuando las molestias auditivas se vuelven un problema diario

El acúfeno es una percepción auditiva en forma de pitidos o zumbidos que no está asociada a una estimulación externa sonora. Algunos de los síntomas que aparecen como consecuencia del acúfeno son: trastorno del sueño, irritabilidad, ansiedad, depresión y falta de concentración.

Según cómo se presenten clínicamente, los acúfenos se clasifican en dos categorías:

  1. Agudos. Cuando se evolución se alarga durante los primeros tres meses.
  2. Crónicos. Cuando los síntomas que presenta el paciente perduran pasados tres meses.

En el caso de acúfenos agudos su aparición responde a tres factores:

  • Sordera súbita.
  • Traumatismos acústicos agudos.
  • Situaciones de estrés intenso.

¿Qué causa esta percepción auditiva ilusoria?

Desde un punto de vista fisiopatológico, la aparición de esta percepción sonora se debe a una actividad espontánea del sistema auditivo derivada de un estado anormal de activación o de inhibición del mismo.

Otras de las causas más frecuentes son:

  • Traumatismos acústicos crónicos o agudos.
  • Enfermedad de Ménière.
  • Presbiacusia.
  • Otosclerosis.
  • Otitis.
  • Enfermedades neurológicas: traumatismo cervical o craneal, migraña o epilepsia.
  • Infecciones: sífilis, meningitis o tuberculosis.
  • Endocrinológicas: diabetes, hipotiroidismo, hipertiroidismo o arteriosclerosis.

Por otro lado, existe una clasificación etiopatogénica en función de la posible causa y de los mecanismos de acción de los acúfenos. Así pues, se diferencian entre acúfenos relacionados con aspectos orgánicos (sistema auditivo/somatosensorial y central), psíquicos (estrés, personalidad, ansiedad, depresión, obsesión) y sociales (personalidad, familia o trabajo).

El acúfeno es un síntoma que presenta múltiples causas

En cualquier caso, conviene recordar que el acúfeno es un síntoma con múltiples causas. Por eso resulta fundamental detectar la posible causa de su aparición para iniciar el tratamiento adecuado y encontrar una solución al problema. No se debe confundir los síntomas del acúfeno con los de la hiperacusia, ya que ésta última se incluye dentro de los llamados trastornos con disminución de la tolerancia al sonido y es un desarreglo del sistema central de procesamiento auditivo.

El tratamiento del acúfeno es un proceso complejo. Se inicia con el estudio ORL sistemático y tras completar dicho estudio, obtenemos distintas opciones de tratamiento, siendo las más habituales las siguientes:

  1. Terapia de habituación al acufeno. El objetivo de reducir su percepción sonora.
  2. Generadores de ruido. Producen sonidos de banda ancha o estrecha a los que es fácil acostumbrarse o sonidos ambientales o naturales para cubrir el acúfeno.
  3. Prótesis auditivas mixtas. combinan audífono y generador de ruido.
  4. Audífonos.

Fuente

topdoctors.es