Síguenos en:
01 (222) 225 1096 / (044) 222 191 9013

¿Cómo afecta el humo de tabaco ambiental a los niños?

El humo de segunda mano es una combinación del humo que brota de un cigarrillo ardiendo y el humo que exhala un fumador. También llamado Humo de Tabaco Ambiental (HTA), es fácilmente reconocido por su olor distintivo.

La exposición al HTA disminuye la eficiencia de los pulmones

De hecho, el HTA contamina el aire y es retenido en la ropa, cortinas y muebles. En este sentido, existe una gran cantidad de personas a las que el HTA les resulta desagradable, molesto e irritante para los ojos y la nariz.

En Estados Unidos, aproximadamente un 26% de los adultos fuman cigarrillos, de manera que entre el 50% y el 67% de los niños viven en hogares con al menos un adulto fumador.

Efectos del humo del tabaco ambiental en el feto y el recién nacido

Fumar durante el embarazo produce cambios en la sangre maternal, fetal y placentaria. Además, aunque no se conocen los efectos a largo plazo, algunos estudios indican que fumar durante el embarazo puede desembocar en defectos como labio leporino o fisura de paladar. En la mayoría de los casos, las mujeres que fuman producen una menor cantidad de leche y sus bebés tienen menos peso al nacer.

Por otro lado, el fumar materno también está relacionado con el Síndrome de Muerte Súbita Neonatal, la principal causa de muerte en bebés que tienen entre un mes y un año de vida.

Los pulmones y el tracto respiratorio de los niños

La exposición al HTA disminuye la eficiencia de los pulmones y altera la función en los menores, al igual que aumenta tanto la frecuencia como la severidad del asma infantil. Además, fumar pasivamente agrava la sinusitis, la rinitis, la fibrosis quística y problemas respiratorios crónicos como la tos y el goteo nasal posterior. También aumenta el número de episodios de resfriados y de dolores de garganta.

En los niños menores de dos años de edad, la exposición al HTA aumenta la posibilidad de desarrollar bronquitis y neumonía. Los niños que tienen padres que fuman medio paquete de cigarrillos o más al día tienen el doble de riesgo de hospitalización por una enfermedad respiratoria.

¿Qué consecuencias tiene la exposición al HTA para los oídos?

La exposición al HTA aumenta tanto el número de las infecciones de oído que el niño va a experimentar, como el término de la enfermedad. El humo inhalado irrita la trompa de Eustaquio, que es la que conecta la parte posterior de la nariz con el oído. Esto causa inflamación y obstrucción, y provoca dolorderrame e infección.

Las infecciones del oído son la causa más frecuente de pérdida auditiva en los niños. Cuando ellos no responden al tratamiento farmacológico, a menudo se requiere la inserción quirúrgica de tubos de ventilación.

¿Cómo afecta al cerebro?

Los hijos de madres que fuman durante o después del embarazo están más expuestos que otros niños a sufrir problemas de comportamiento, como hiperactividad.

También se ha demostrado una ligera disminución de su rendimiento en la escuela y en los logros intelectuales.

¿Quién está en riesgo?

A pesar de que el HTA es peligroso para todo el mundo. Sin embargo, los fetos, los bebés y los niños, tienen un mayor riesgo. Esto se debe al daño que produce el HTA en órganos en desarrollo, como los pulmones y el cerebro.

Fumar pasivamente produce cáncer

El HTA afecta al desarrollo de los niños, pero además, aumenta el riesgo de que padezcan cáncer. De hecho, el riesgo de desarrollar cáncer por HTA es, aproximadamente, 100 veces mayor que el riesgo que producen otros agentes de contaminación externos. Por eso, los expertos recomiendan dejar de exponer a los niños al Humo de Tabaco Ambiental.

Consejos para proteger a sus niños del HTA

  • Dejar de fumar
  • Ayudar a dejar el hábito para los fumadores que conviven en el hogar
  • Pedir a los fumadores que viven en casa y también a sus visitas que fumen fuera de su hogar
  • No permitir que fumen en el automóvil
  • Asegurarse de que no se fume en la escuela o guardería de los niños
  • Informar a los niños sobre los daños que causa el tabaco, animándolos a nunca adoptar el hábito de fumar cigarrillos o masticar tabaco

Consejos para el romper el hábito de fumar

  • Elegir una fecha fija para dejar de fumar
  • Pedir a los amigos o familiares que fumen fuera de su casa o automóvil
  • Pensar en todos los beneficios que el dejar de fumar aporta para la salud
  • No volver a probar otro cigarrillo, tras haber dejado de fumar
  • Cambiar la rutina diaria para evitar los momentos en los que solía fumar
  • Tomar mucha agua o fluidos
  • Evitar el estrés
  • No desanimarse en caso de volver a probar un cigarrillo e intentarlo de nuevo

Fuente

topdoctors.es