Síguenos en:
01 (222) 225 1096 / (044) 222 191 9013

La importancia de tratar la rinitis alérgica

La rinitis alérgica es una enfermedad de la vía aérea superior, en la cual está afectada la mucosa de la nariz y en ocasiones también los senos paranasales. Afecta casi al 25% de la población mundial.

Causas de la rinitis alérgica

Lo normal es que toleremos el aire que respiramos con pólenes, ácaros, escamas de animales u hongos. En el caso del alérgico, respirar estas substancias le ocasiona una enfermedad en la nariz.

La rinitis alérgica puede estar ocasionada por alergia a los ácaros del polvo, a los hongos de la humedad, a los animales de compañía o a los pólenes. En los primeros casos, los síntomas pueden aparecer en cualquier época del año, pero en el caso de los pólenes, hay unos meses concretos en los cuáles los pólenes se encuentran en el aire y suelen ser coincidir con los meses primaverales.

La rinitis alérgica afecta casi al 25% de la población mundial

¿Cuáles son sus síntomas principales?

La rinitis alérgica se manifiesta como estornudos en salvas, mucosidad, picor de nariz y congestión nasal. Es frecuente que se asocie conjuntivitis con picor, lagrimeo y enrojecimiento ocular y también puede asociarse un asma bronquial.

Se parece a cuando tenemos un catarro nasal, pero la diferencia, es que es muy prolongado en el tiempo o no se quita nunca.

¿Cuándo debemos acudir al médico?

Siempre debemos consultarlo. En función de la intensidad de los síntomas, de lo que altere a la calidad de vida o al sueño, el médico nos indicará los tratamientos precisos y nos derivará al alergólogo.

El tratamiento para la rinitis alérgica

Hay dos tipos de tratamientos: sintomáticos y etiológicos.

Los sintomáticos, que consisten en aliviar los síntomas con fármacos, como los antihistamínicos, los corticoides nasales o los antileucotrienos. Pero en cuanto se retiran los medicamentos, los síntomas reaparecen. Y hay tratamientos etiológicos, que son vacunas específicas para cada alergia y pueden llegar a curar el problema.

Cómo prevenirla

Se pueden prevenir sus complicaciones, como evitar el desarrollo de una asma bronquial o el desarrollo de otro tipo de alergias. La prevención se hace con las vacunas específicas para cada alergia que se han mencionado antes.

¿Qué complicaciones puede tener?

La rinitis alérgica es la antesala de un asma bronquial. Otras complicaciones son las otitis y ototubaritis, la sinusitis y el desarrollo de alergias a otro tipo de substancias que haya en el ambiente.

Fuente

topdoctors.es